El Testamento

Noticias

El Capitulo I del Titulo III, del Libro III, de nuestro Código Civil, se encuentra dedicado al testamento.

Según el Art.667, el testamento es el acto por el cual una persona dispone para después de su muerte de todos sus bienes o de parte de ellos.

Es un acto personalísimo y puede ser común o especial. También el común puede ser abierto o cerrado u ológrafo. Los especiales son el militar, el marítimo o el hecho en país extranjero.

El testamento ológrafo, es aquel en que el testador lo escribe por si mismo, con una forma y unos requisitos determinados según la Ley.

Se llama abierto a aquel testamento en que el testador manifiesta su última voluntad en presencia de las personas que deben de autorizar el acto, quedando enteradas de lo que en él se dispone.

Es cerrado cuando el testador sin revelar su última voluntad, declara que esta se halla contenida en el pliego que presenta a las personas que han de autorizar el acto.

El testamento militar es aquel que se realiza en tiempo de guerra, por los militares en campaña, militares, rehenes, prisioneros y demás individuos empleados en el ejército o que sigan este y que pueden otorgar testamento ante un Oficial que tenga por los menos la categoría de Capitán.

Los testamentos de los que durante un viaje marítimo vayan a bordo, se otorgaran en la forma siguiente:

-   Si el buque es de guerra ante el Contador o el que ejerza sus funciones;

-  En los buques mercantes autorizara el testamento el Capitán. o el que haga sus veces.

Los españoles pueden testar fuera del territorio nacional sujetándose a las formas establecidas por las Leyes del país en que se hallen.

Pueden suceder por testamento todos aquellos que no estén incapacitados por la Ley.

La persona que no tenga herederos forzosos puede disponer por testamento de todos sus bienes o de parte de ellos en favor de cualquier persona que tenga capacidad para adquirirlos, sin embargo, el que los tuviera, sólo podrá disponer de sus bienes, en la forma y con las limitaciones que se establecen en la Ley. Las disposiciones testamentarias se podrán hacer bajo condición.

A los herederos forzosos les corresponde la legítima, correspondiendo esta a la porción de bienes de la cual el testador no puede disponer, por habérsela reservado la Ley a estos herederos.

Los herederos forzosos son:

- hijos y descendientes respecto de sus padres y ascendientes;

- a falta de los anteriores, padres y ascendientes, respecto de hijos y descendientes;

- el viudo y la viuda en la medida en que lo establece el Código Civil.

La legítima de los hijos y descendientes, constituyen las dos terceras partes del haber hereditario del padre y de la madre. Sin embargo, podrán estos disponer de una parte de las dos que forman la legítima, para aplicarla como mejora a sus hijos o descendientes, siendo la tercera parte restante de libre disposición.

La legítima de los padres o ascendientes, constituye la mitad del haber hereditario de los hijos y descendientes, salvo el caso en que concurrieren, con el cónyuge viudo del descendiente causante, en cuyo supuesto será de una tercera parte de la herencia.

Tanto el padre o la madre, podrán disponer en concepto de mejora, a favor de alguno o algunos de sus hijos o descendientes, de una de las dos terceras partes destinadas a legítima.

Con respecto al cónyuge que al morir su consorte no se hallase separado de este judicialmente o de hecho, si concurre a la herencia con hijos o descendientes, tendrá derecho al usufructo del tercio destinado a mejora. Si no existen descendientes, pero si ascendientes el cónyuge sobreviviente tendrá derecho al usufructo de la mitad de la herencia. Si no existiesen ni descendientes, ni ascendientes, este tendrá derecho al usufructo de los dos tercios de la herencia.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,